jueves, 3 de febrero de 2011

Crítica Blue Valentine


Hay filmes que uno desea ver solo por algun actor en específico. Daniel Day Lewis, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep, Amy Adams, Sean Penn, Edward Norton y Benicio del Toro son algunos de los nombres que se me vienen a la memoria en este momento. Si actúa uno de ellos, es sinónimo de que el filme será muy bueno. Por eso mismo esperaba con ansias Blue Valentine, porque trabajaba Ryan Gosling, del cual soy fan desde que ví por primera vez The Believer. Tengo siempre las expectativas altas en cuanto a su filmografía y en esta ocasión, quedé muy feliz con el resultado final. A continuación el porque.

El filme cuenta la historia de amor entre Dean (Ryan Gosling) y Cindy (Michelle Williams). La vemos desde el momento en que se conocen, hasta los últimos días de existencia de esa relación amorosa. Observamos el enamoramiento de ambos, mientras también somos testigos de como todo finaliza. La trama central de Blue Valentine es esa, pero como suceden las cosas y como la viven, es lo maravilloso que nos entrega esta obra.

Derek Cianfrance (también es el director), Joey Curtis y Cami Delavigne nos obsequian uno de los mejores guiones de la temporada. Todo está muy bien escrito y detallado, y muy bien plasmado en pantalla por Cianfrance. Es una maravilla y una tortura a la vez. Mientras la pareja está en pleno proceso de enamoramiento, nosotros nos enamoramos de ellos también. Nos encanta la sonrisa de Williams, y nos sentimos felices por la insistencia y el compromiso de Gosling. Y cinco minutos después, sentimos como el corazón se nos inunda en pena, viendo esos dolorosos momentos en el motel. Es fuerte ver en pantalla como un amor tan lindo, muere frente a nuestros ojos. La división pasado-presente está muy bien realizada, la historia fluye sin problemas y pese a lo denso que podría haber sido la película, uno se va involucrando cada vez más con la historia. Uno de los grandes aciertos es el guión, el cual debío ser apreciado de mejor manera por la Academia.

Y si decíamos que un acierto era el texto, un plus aun mayor son las actuaciones. La dupla Ryan Gosling-Michelle Williams es impresionante. Ambos dejan el alma en el filme. Una Williams maravillosa, la cual tiene una luminosidad increible en los momentos iniciales de la relación entre Dean y Cindy. Brilla con luces propias en la pantalla durante esas escenas. Y en los momentos más dramáticos, es definitivamente otra persona. Ese desencanto amoroso que sufre su personaje, lo vemos en el rostro de ella. El mismo que antes estaba iluminado, ahora esta apagado. Una performance de primer nivel, y que me deja con una duda inmensa: ¿Quién está mejor, Natalie Portman o Michelle Williams? Aún no tengo respuesta, pero cualquiera de las dos, merece el Oscar. Y en la otra vereda tenemos a un Ryan Gosling que una vez más nos regala una actuación que quedará en la memoria colectiva de los amantes del cine. Es impresionante la cantidad de papeles memorables que nos ha dejado el actor en los últimos años: Danny en The Believer, Noah en The Notebook, su espectacular retrato de un drogadicto profesor en Half Nelson, el gran duelo actoral junto a Anthony Hopkins en The Fracture, y el entrañable hombre enamorado de una muñeca  en Lars and the Real Girl. A todas esas , debemos sumar Blue Valentine. No logramos comprender como, ese joven apasionado, que amaba a Cindy por sobre todas las cosas y que se entregó por completo a ella, ahora es un fantasma, sin ambiciones, sin sueños y que trata de muy mala manera a su mujer. Uno se pregunta donde diablos quedó Dean y quien tomó su lugar. Un Gosling que sufre por dentro y que en su rostro endurecido igual logramos captar su sufrimiento. Una actuación digna de Oscar, por lo cual no se entiende como no entró en la quina final.


En Blue Valentine vemos que el amor y las buenas intenciones no siempre son suficientes. Un brillante trabajo de Derek Cianfrance tanto en dirección como en guión. Dos actores que se entregan por completo en el filme. Y una película digna de recibir aplausos al terminar la función. Esta son las obras que uno agradece de que existan. Un magnífico trabajo en conjunto que termina siendo una de los mejores filmes de la temporada.

Calificación: 9

3 comentarios:

Mario dijo...

Ésta me parece la gran oportunidad de Gosling y Williams siendo protagónicos en una película que ha llamado la atención, de brillar y convertirse en actores más conocidos por el público, de esa forma tendrán mayores posibilidades de participar en mejores películas y ganar premios, mientras continuen exigiéndose claro en papeles en lo que hay que sustentar la historia de muchos como lo es el quiebre de una relación que llega hasta el matrimonio, algo de apariencia común que no deja de ser complicado de aceptar y de darle ese toque necesario que le da mayor alcance al tema, por eso su carácter de importante y a la vez de reto. Espero verla pronto, todos celebran la actuación de Williams, será bueno para comparar con el resto de nominadas al Oscar. Sinceramente pienso que ésta cinta es de bajo presupuesto con algo de alma pero por lo que vengo leyendo puede ser mucho más. Un abrazo.

Mario.

Jesús Cruz dijo...

Me has provocado unas ganas terribles de ver esta película que, sin duda, tiene muy buena pinta. Por lo general me agradan las apuestas indie norteamericanas y esta espero no sea una excepción.
Te invito a que entres en mi blog e intercambiemos blogrolls!
http://elcinequevivimospeligrosamente.blogspot.com/

Cine De Casa dijo...

Es muy interesante la crítica.

A mi la película me gustó mucho, me resultó más melancólica que triste y coincido en que uno se involucra constantemente con los personajes.

Creo que el final es triste pero ambiguo. Como dice el, "...en las buenas y en las malas..."

No creo una segunda parte pero si en un final abierto.

Bye
http://moviespeace.blogspot.com/