viernes, 25 de marzo de 2011

Crítica Cyrus


Cyrus venía precedido de buenas críticas desde su aparición en el Festival de Sundance. Cuenta además con un elenco de primerísimo nivel, por ende tenía bastantes ganas de ver esta película. En una temporada donde pocas han sido las comedias que han destacado, esperaba que el filme de los hermanos Jay y Mark Duplass, fuera uno de ellos. Pero lamentablemente no fue ese el caso.

La historia trata sobre John (John C. Reilly), un hombre en estado depresivo hace bastante tiempo debido a que no puede superar la separación de su ex esposa Jamie (Catherine Keener), además de ver que ella esta rehaciendo su vida junto a otra pareja. Y cuando todo esta cuesta arriba para el protagonista, en una fiesta conoce a Molly (Marisa Tomei). La química nace de manera instantanea, y comienzan una relación que va creciendo de buena manera, hasta que sale a escena el hijo de Molly, Cyrus (Jonah Hill). Un joven dependiente de su madre, artista incomprendido, con pesadillas espantosas de noche y con diversos comportamientos extraños. La relación que se produce entre John y Cyrus, son la base en la cual se sustenta el filme.

Cyrus es un dramedy, la particular mezcla entre drama y comedia que tanto le gusta realizar en la actualidad a los cineastas y guionistas estadounidenses. El problema es que en este caso, ninguna de las dos fórmulas destaca. La historia resulta previsible, las relaciones entre los personajes no resultan creíbles del todo, y salvo la química entre John C. Reilly y Jonah Hill en la parte más cómica del filme, el resto del metraje no destaca mayormente. El guión no tiene puntos altos, y en muchas situaciones uno recuerda tramas de otros filmes, por ejemplo la relación entre Ben Stiller y Robert DeNiro en Meet the Parents. Eso si, sin tanta comicidad como en aquella película. Uno espera en todo momento alguna escena que haga aumentar la intensidad, pero salvo alguna pelea entre John y Cyrus, no hay grandes momentos a destacar.

Ni siquiera, pese a contar con un elenco de lujo, el filme destaca por sus actuaciones. La única excepción pasa por un John C. Reilly  que demuestra una vez más su versatilidad como actor, pues ya sea en dramas  como en comedias, siempre destaca. Hace de muy buena manera su papel, y si Cyrus no reprueba totalmente, es en gran medida por él. Siempre espero que en algún momento logre una actuación consagratoria y se le destaque mayormente. Por lo mismo espero con ansias el nuevo filme de Roman Polanski, para ver si logra algún reconocimiento por dicha labor. Catherine Keener esta correcta, pero tiene un rol que no es demasiado relevante en el filme, por ende no se aprovecha del todo, el enorme talento de esta actriz. Marisa Tomei no destaca tampoco, pues creo que no dió nunca con el personaje. Es que la relación madre-hijo en esta historia, es muy extraña, por lo mismo es complicado poder representar el papel de progenitora. Salvo los minutos iniciales, Tomei va perdiendo desplante en pantalla. Y Jonah Hill en su faceta cómica esta bien, teniendo una química interesante con John C. Reilly, pero en la parte más dramática, se ve que aún le falta bastante para comenzar a ser más valorado como actor. No logra convencerme en su rol de niño-hombre atormentado.


A Cyrus creo que le faltó aventurarse más profundamente en alguno de los dos géneros, ya sea en el cómico o en el dramático, pues en la mezcla entre ambos no logra un buen resultado. Tiene un elenco desaprovechado, al cual pudo haber aprovechado bastante más. Eso si, se valora la actuación de un John C. Reilly que siempre esta solvente en sus roles. Mereció un lugar entre los cinco nominados a mejor actor de comedia en los Globos de Oro, por sobre el papel de Johnny Depp en The Tourist. Pero si solo se destaca mayormente la labor del protagonista, significa que Cyrus en todos los demás apartados, no logra aprobar como película. Lamentablemente pasa a aumentar la lista de comedias que tenían todo lo necesario para ser buenos filmes (Love and Other Drugs, Due Date, The Switch, How do you know), pero no lograron realizarlo. Al menos no aburre, y sirve para pasar un rato más agradable.

Calificación: 4,5

4 comentarios:

V dijo...

Pues es una auténtyica lástima desaprovechar un casting tan potente. Tanto Keener como Tomei me parecen dos actrices de gran calado. No me extraña que el protadgonista se deprima cuando se separa de la primera. Tomo nota de todas formas. El cruce de la comedia con lo agridulce no es facil. Saludos Christian.

BeaClane dijo...

Opino como tú. Con las magníficas críticas que traía esperaba algo grandioso pero desde el principio el ambiente del filme no me terminó de convencer. Se busca la risa en los gestos, en la química entre sus dos protagonistas masculinos, pero para nada me parece una película grandiosa.

Lo has dicho todo Christian. ¡Un saludo!

daniel dijo...

Gran post... Y te digo que incluso a mi me disgustó mucho más que a ti. Aburrida y sin sentido, y el elenco como bien mencionas está desaprovechado al máximo. Me parecio de lo peor que nos brindó el 2010...

Un saludo!

domive dijo...

Como siempre digo después de leer una crítica de una película de la que había oido hablar; interesante crítica.

En mi opinión creo que Reilly está bastante desaprovachado como actor, por eso me alegra que menciones un proyecto en que, para todos sus actores, he puesto muchas expectativas: winslet, foster, Reilly, Waltz... Espero que sea una gran película a nivel actoral!^^

Un saludo y gracias por la crítica!^^