lunes, 22 de agosto de 2011

Crítica Super

Llevamos varias temporadas en el último tiempo en que aparecen una cantidad impresionantes de películas basadas en superhéroes, ya sean de cómics o simplemente personajes creados por algún guionista hollywoodense. Thor, Iron Man, Superman, Batman, Linterna Verde, Capitán América, Kick - Ass, The Avengers, son ejemplos de este tipo de género cinéfilo. Dentro de ese marco, pero con un tratamiento de fondo totalmente diferente al acostumbrado, llega el filme Super, dirigido por James Gunn. 

Frank D'Arbo (Rainn Wilson), es un tímido hombre que trabaja como cocinero en un local de mala muerte, y que la única alegría de su vida, es el estar casado con Sarah (Liv Tyler). Sin ella solo sería un oscuro personaje, lleno de inseguridades y aislado del mundo. Por ende, cuando ella lo abandona por el jefe del cártel de la droga de su pequeña ciudad (Kevin Bacon), el protagonista queda sumido en la depresión absoluta y comienza a sufrir extrañas alucinaciones. Y por culpa de una de ellas, termina convirtiéndose en The Crimson Bolt, quizás el héroe más extraño y políticamente incorrecto de la historia. Es más, capaz que ni siquiera pueda ser considerado dentro de esa calificación.

Super es una de películas que te gusta o derechamente la odiarás. Te puede hacer reír, o pensarás que es la peor basura de la temporada. Ese es el juego que desde el primer minuto de metraje nos ofrece su director, James Gunn, personaje bastante peculiar en su estilo de humor, y quien nos hace partícipe de una historia que tiene una buena parte de parecido con Kick - Ass, pero mucho más sangrienta, absurda y con bastante humor negro, y del verdadero. El guión nos va sorprendiendo debido al absurdo en el que cae, en los giros poco habituales para un filme noteamericano, agregando frescura y originalidad a una trama que hemos visto mil veces, pero nunca de una manera tan particular como se ve acá. Cabe destacar la buena selección musical que realiza Tyler Bates, algo que ya se había visto por parte de él en la serie Californication.

Lo destacado de Super, está en lo comprometido que está el elenco con la historia. Se dejan llevar por la locura de James Gunn y al ver los rostros de los actores, da la idea que disfrutaron de buena manera, el realizar la película. Porque el filme tiene un casting interesantísimo, partiendo por el protagonista, un Rainn Wilson que demuestra toda su alma de freak con este personaje que le calza perfecto. Tiene una mezcla de ingenuidad con ridiculez que da risa, además es un personaje que adolece de moralidad, como todos los de esta película, pero es él quien tiene más escenas, las cuales uno las ve y se pregunta: ¿Cómo diablos hace eso? Otra que destaca notablemente es la eterna Juno, Ellen Page. Nunca la volví a ver con esa mirada de rebeldía y descaro que tenía en el filme de Jason Reitman, hasta acá. Su personaje es una delicia para cualquier quinceañero amante de los cómics, que creo que se enamoraría de ella inmediatamente. Es el complemento perfecto de The Crimson Bolt. Por algo ella es Boltie. El resto de la galería de actores simplemente parecieran que les dijeran "sale a escena y disfruta", pues Kevin Bacon tiene un personaje caricaturizado, pero con su solvencia habitual, hace que uno se ría con el. Tyler cuenta con el lado más dramático de la historia, el cual no se profundiza demasiado, pues la idea es que ocurran baños de sangre, no sentimentalismos. Y Nathan Fillion nunca más en la vida, tendría un personaje tan bizarro, como el que tiene acá.


Super no es una película recomendable a todo el mundo. Si te gusta lo políticamente incorrecto, dale una oportunidad. Si te gusta el humor negro y absurdo, veéla. Si eres fan de Ellen Page o Rainn Wilson, debes darte el tiempo para deleitarte con personajes perfectos para ambos actores. Ahora si les gusta algo más conservador, más inteligente y no tan estupido, por así decirlo, mejor no pierdan el tiempo de ver el filme. Es como decía más arriba, o te entregas a Super y la disfrutas, o bien, le dirás a todo el mundo que no se les ocurra perder un segundo de su vida en verla. Por mi parte, me entretuvo bastante, pensé que sería como Kick - Ass, pero el filme de Nicolas Cage y Chloe Moretz es una película infantil al lado de esta. Es una realización sin moral alguna. Es espantosa, grotesca e innecesariamente violenta. Creo que la mejor definición para resumirla, es la del crítico Jamie Russell: "Es repugnante, hilarante y con destino a un estatus de culto".

Calificación: 6,5

5 comentarios:

Mike Lee dijo...

La propuesta me interesaba bastante por su parecido con Kick-Ass y los actores, pero según la veía me iba gustando menos por resultarme demasiado absurda.

¡Saludos!

BeaClane dijo...

Sin duda la trama es llamativa y diferente, he leído críticas muy contradictorias ante esta película y tu frase me dice porqué. Le daré una oportunidad porque ver este tipo de cine absurdo una vez al año hace de todo menos daño, además me encanta Kevin Bacon y Ellen Page, creo que la disfrutaré. Gran reseña Christian, me ha gustado mucho; siento no decirte mucho más pero hasta que no la vea no puedo añadir gran cosa.

¡Un abrazo compañero!

Emilio Luna dijo...

A mi me apetece mucho. Me sorprende que no se haya estrenado en España. Se presentó en Sitges y en San Sebastián (el festival de cine fantástico,claro) y gustó y ya se le añadió el estatus de próximo filme de culto. Muy buena reseña.

Un abrazo.

Mario dijo...

Me llama la atención sin duda, yo veo casi todo la verdad, tengo un lado fagocitador que a mí mismo me deja a veces sorprendido pero eso es bueno porque el cine presenta esa esencia de manejar diferentes propuestas que uno tiene que ser libre, optimista, ser curioso y no encasillarse, confieso que mi compulsión me ha llevado a ver casi todos los superhéroes, desde Thor hasta X-MEN, ésta última me sorprendió gratamente, muy bien elaborada, con mucha sustancia. Y Kick ass me gustó aunque rompe los códigos propuestos en primer orden, y termina siendo muy fantasiosa, pero igual me simpatizó en general el concepto y me divertí mucho. Ésta la veré, que me atrae esa calidad de culto que le futurizan, también porque se presenta como algo particular. Un abrazo.


Mario.

Kin G. Haro dijo...

Al igual que a Emilio a mi tambien me extraña que aun no se haya estrenado en España... estoy deseando que lo haga pero parece que las distribuidoras estan reticentes tras Kick Ass, que aunque a muchos nos gusto bastante resulto un pluf de taquilla en casi todo el mundo (y eso que recupero de sobras la inversion).

Un saludo.