lunes, 7 de marzo de 2011

Crítica Fair Game

Recuerdo perfectamente hace algunos años cuando se dió a conocer la historia de la agente de la CIA Valerie Plame, de como se había revelado su identidad a la prensa estadounidense por parte de un alto funcionario de gobierno de dicho país. Fue un gran escándalo en Estados Unidos, pero en un lugar tan lejano como Chile, no se informó en demasía sobre este hecho, pese a lo interesante que era lo acontecido. Por lo mismo, siempre quise saber más sobre este tema y por lo mismo esperaba con ansias ver Fair Game, la última película del director Doug Liman (The Bourne Identity).

Valerie Plame (Naomi Watts) es una agente de la CIA que realiza diversas actividades en el Medio Oriente. A su vez, también es la esposa del diplómatico Joe Wilson (Sean Penn) y madre de dos hijos. Y todo iba muy bien, hasta que su esposo, debido a su experiencia y conocimiento de la realidad africana, es enviado por la CIA a investigar una posible venta de elementos para la construcción de armamento nuclear desde Níger hacia Irak. Joe determina que no hay ninguna posibilidad de que haya existido dicha transacción, pero cuando ve en televisión que el gobierno de George Bush le declara la guerra a Irak por tener armas de destrucción masiva,  escribe una columna en un periódico, críticando el accionar del presidente. El problema es que días después, a traves de los medios de comunicación, se filtra que la esposa del diplómatico, es una agente de la CIA, revelando su secreto al mundo. Ahí empieza el infierno para Valerie y su familia.

Fair Game toca un tema bastante interesante y muy crítico con toda la administración Bush. Pero lo hace de manera inteligente, sin ser extremistas o dándo un mensaje político con el filme, sino usando el caso de Valerie, para demostrar lo óscuro de dicho gobierno. Todo esto se logra gracias a un correcto guión de John-Henry y Jez Butterworth, que ahonda de buena manera en todos los aspectos complicados de la familia Wilson-Plame, tras empezar todos los problemas para ellos. Las cenas con los vecinos y amigos son muy buenas para mostrarnos el carácter de Joe, por lo cual ya tenemos un precedente del porque actúo de tal manera tras revelarse la identidad de su esposa. La dirección de Liman es correcta, demostrando el oficio que tiene en películas de espías, como The Bourne Identity . Sabe darle dinámica y agilidad a la película, pero en ocasiones el ritmo decae. Eso si hay que destacar que hace muy real a Valerie en su trabajo como agente de la CIA, acá no hay una mujer experta en artes marciales, o que con un arma es capaz de derribar a toda una organización criminal, sino que vemos como trabaja en equipo y como logra persuadir a sus informantes, pero todo de una manera creíble. Por lo mismo la escenas no son similares a la estética que se ve en las películas de Jason Bourne, sino todo es más calmado y emocional a la vez. Un buen trabajo del director, que logra realizar un trabajo totalmente diferente a la saga ya mencionada, con un tema que tiene mucho de parecido. Eso si, el mayor error que le veo a la película, es que pierde demasiado tiempo en situarnos en el contexto social, laboral y familiar de la familia antes del escándalo. Creo que la mayor riqueza del filme son los momentos en que se ve la lucha de los Wilson-Plame contra el gobierno. Pudo haber profundizado mucho más en esa área y darnos un thriller político aún mejor. Me hubiera gustado ver más minutos de metraje relacionados a este aspecto del filme, más que en las actividades de Valerie en Irak o en su trabajo como agente. Si es en interesante en cambio, ver a Joe en Níger. El personaje de Penn está mejor estructurado que el de Watts, y eso es otro error de Fair Game, pues no logra crear una protagonista que conecte con el público, ni que sobresalga demasiado. Y como solo son dos los personajes centrales, si uno no funciona del todo, se desbalancea el filme.

Actoralmente, Sean Penn está notable, como siempre en realidad. Le da un aplomo, una fuerza a Wilson, logrando proyectar una imagen potente en pantalla. Si alguien ve al verdadero diplómatico, se darán cuenta de lo excelente que lo interpretó el protagonista de Milk. La química de Penn con Watts es muy buena, sobre todo en los momentos más tensos, y es en gran parte por la labor del actor, quien logra opacar en todo momento a la actriz australiana. Eso si, ella no hace una mala actuación, esta correcta siempre, pero no logra destacar demasiado. Esperaba mucho más de la actriz australiana. Como dato seriéfilo, ojo con la breve aparición de Ty Burrell, mi querido Phil Dunphy de Modern Family.


En suma Fair Game es un filme correcto, con un guión interesante, una buena dirección y con un Sean Penn en estado de gracia. Pero no logra superar la barrera de lo aceptable y convertirse en una gran película. La historia daba para un resultado mejor. Eso si, es un filme recomendable de ver, pues se toca un tema bastante reciente y verídico, que da para pensar en como toman las desiciones las potencias, y como se usa a los medios de comunicación para manipular el pensamiento de la gente y la información que se entrega. Si hubiera profundizado más eso, tomando el ejemplo de lo acontecido con Valerie, Fair Game habría sido una gran película.

Calificación: 6

6 comentarios:

Alis dijo...

Hola Christian :)
Gracias por pasarte por mi blog!
Acabo de descubrir tu blog así que te sigo!

Yo fuí con demasiadas expectativas a ver "Destino oculto", está bien pero hubieron detalles que no me gustaron como bien habrás leído en mi crítica.

En cuánto a tu crítica: "Caza la espía", el otro día me puse a ver la película y como me entretuve con tantas cosas dejé de verla a mitad, no me estaba enterando mucho, y en un principio creo que ese es el fallo, a mí al menos no me enganchó. Supongo que será por lo que has dicho, tardan demasiado en empezar con lo interesante y están demasiado tiempo explicandote el contexto social, laboral y familiar.

Estoy de acuerdo con lo de Penn, la verdad es que lo poco que ví de la película me bastó para darme cuenta de que Penn estaba actuando mejor que Watts, no he visto al diplomático, lo veré porque tengo curiosidad, y también veré la película cuando tenga tiempo. Espero cogerla con más ganas!

Un saludo.

V dijo...

Interesantes sus comentarios, aunque no siempre coincidamos. Yo también comenté esta película, y no creo que la puesta en escena sea muy diferente de la saga Bourne. Me he paseado por su página. Escribe con sentido, a veces muy opuesto al mio, pero ahí esta lo verdaderamente enriquecedor. Me gustaría saber algo más del cine de su pais y latinoamericano en general, tal vez proximamente, estré atento. Saludos.

domive dijo...

Interesante crítica, muy bien escrita como siempre (a mi me cuesta horrores acabar una).
Había oido hablar de esta película pero también que watts había recibido más halagos que Penn... Bueno, eso ya va a gusto de cada uno. En cuanto a la película, antes me gustaban las historias de espias, pero desde que mi familia me obligó aa tragarme dia si y dia también repeticiones en la tele de CSI lo comencé a aborrecer. Es decir, es un buen género, pero muchas veces no aguanto que se pongan a pensar en algo y al segundo ya sepan la respuesta o que les digan: en el cuerpo de la víctima había HO2P y clarítrico sulfúrico (me lo he inventado XD!) y ellos digan; esos son los componenentes de una camisa del Zara talla 38! La que llevaba el asesino!XD! A veces hecho en falta que los muestren más como gente normal, con sus problemas y sus defectos que no como aspirantes a terminator...

Sabiendo eso y con la crítica que has hecho, creo que Fair Game podría gustarme... ¿Tú me la recomiendas?

Un saludo!^^

Mario dijo...

Personalmente creo que éstas películas son llamativas por ahondar en ese secretismo que esconde una profesión como la de espía, por naturaleza el ser humano es curioso y que mejor que conocer la vida de éstas personas ocultas. Por ese lado ya tenía pensado ver la película, me gusta la dupla Watts -Penn, actores que pueden trabajar en cualquier género por su habilidad a representar a los personajes más variados, de todas maneras es difícil atrapar al espectador con una película política que a menudo son complicadas para compenetrarse con ellas. Lo rescatable es el aspecto de denuncia y lo que se mueve en la oscuridad del estado más desarrollado del mundo. Un abrazo.

Mario.

BeaClane dijo...

Las películas de crítica social me suelen gustar, las políticas y porqué no, las más anarquistas. Disfruté con 'El escritor', con 'La ola', con 'V de Vendetta'... Este filme me interesó desde el principio porque no se suelen contar historias de este tipo en el actual Hollywood.

Aún no he podido verla pero me ha gustado mucho lo que has contado. Descubrí a Sean Penn hace poco, una noche soñé con él sin razón alguna, no es de mis actores predilectos así que no sé porqué se me apareció en sueños... ja,ja. Y desde entonces he seguido algo más su carrera, en 'Mi nombre es Harvey Milk' me gustó muchísimo. Promete esta película.

¡Gran trabajo! Un saludo Christian =D.

David Amorós dijo...

La verdad es que no llegué a ver esta película y tras leer tu crítica, no estoy muy seguro si recuperarla porque me parece que debe ser, según tu criterio, de esas películas correctas pero prescindibles. Una muy buena crítica. Un saludo.