jueves, 18 de agosto de 2011

Crítica Super 8



J.J. Abrams es un nombre de peso ya dentro del circuito cinéfilo y seriéfilo de Estados Unidos. Principalmente, para todos los fanáticos de Lost, al ser uno de los creadores de una de las series más seguidas en el mundo entero y que desarrolló toda una cultura y simbología tras ella. Pero también es el responsable de otras joyas como Alias y Fringe. Sin embargo, su nombre también es sinónimo de buen cine. A su haber tiene la elaboración de varios guiones de filmes de hace algunos años atrás, siendo el más renombrado el de Armaggedon, la cual pese a cualquier desacierto o exageración patriótica que tenga, es una entretenida realización. Eso si, es en los últimos años donde más ha sobresalido es en el cine. Tom Cruise lo llamó para ser el responsable de salvar su franquicia de Mission Imposible, dirigiendo y co-escribiendo una adrenalínica y sobresaliente tercera parte. Se hizo cargo a la vez de resucitar Star Trek, regalándonos uno de los mejores filmes del año 2009, en una historia que encantó a la crítica y a los fans. Por ende, en ese sendero del buen nivel que ha mostrado con el tiempo, generaba expectativas el estreno de Super 8, su particular homenaje a Steven Spielberg y a los filmes ochenteros del cineasta. Y una vez más, Abrams causa buenas sensaciones con una película.

La historia narra la aventuras de un grupo de amigos, que ama realizar pequeñas películas caseras grabadas con cámara super 8, en un pequeña ciudad en el medio de la nada, en Estados Unidos. Pero una noche, en que están grabando en una estación de trenes, en plena década del 80, sucede un accidente ferroviario que en un principio nadie sabe como aconteció y que tampoco sospechan, los efectos que causaron tanto en la población, como con ellos, el hecho que cambiará sus vidas para siempre.

Abrams nos brinda una entretenida historia, de ese tipo de aventuras familiares que se realizaban años atrás, como ET por ejemplo, y que cautivaba a grandes y chicos. Nos regala una película intrigante, que va atrapando al espectador minuto y minuto, y además nos hace partícipes de lo que sucede, al poner en pantalla un puñado de menores agradables y queribles, puros chicos con los que uno se conecta desde el primer minuto, gracias al gran carisma que tiene cada uno de ellos, todos con personalidades diferentes y que se ven absolutamente creíbles. El guión, salvo alguna pérdida de agilidad en la segunda parte, está muy bien logrado, la dirección de J.J. es correcta y la utilización de efectos especiales es maravillosa, porque va de la mano con el filme. No busca resaltar visualmente en exceso con ellos, sino que son otro actor más dentro de la obra y siempre su uso es el adecuado. Abrams sabía muy bien que tenía que hacer con Super 8.

Y el elenco, está muy bien escogido. Se nota la experiencia de Gabriel Basso (The Big C), quien personifica a Martin, el protagonista de la historia de zombies que filman ficticiamente. Se percibe la inocencia y buen corazón de Joe Lamb, el héroe de la película, en manos del nóvel actor Joel Courtney, quien debuta con este rol. La picardía de Cary, quien prende fuego a todo objeto que encuentra, está muy bien lograda por Ryan Lee y Riley Griffiths, otro debutante, crea un papel entrañable con su Charles, el mini Spielberg podríamos decir. A ellos se suma un correcto Kyle Chandler (Friday Night Lights) como el padre de Joe y policía de la ciudad, para dejar al final a una sobresaliente Elle Fanning, quien al igual que en Somewhere el año pasado, nos brinda una actuación maravillosa, reluciendo en pantalla con su personaje de Alice. La hermana de Dakota demuestra que es una muy buena actriz y espero que ha futuro nos siga maravillando con el tremendo telento y ángel que tiene.


Super 8 es una muy buena película. No será la más premiada ni será la que tenga las mejores críticas, pero nos lleva de viaje al pasado, al niño que todos tenemos dentro y que se maravillaba viendo ET y Close Encounters of the Third Kind del maestro Spielberg. Es un filme para ver en familia, para sentar a los hijos, hermanos, padres, abuelos y a todos, para disfrutar de una obra que nos brinda ciencia ficción, nos regala suspenso, nos entretiene con una comedia blanca que gusta y nos sorprende con un invitado proveniente de más allá de nuestra galaxia. Abrams debe quedar tranquilo, si quería homenajear a Spielberg, lo consiguió. Y si quería obsequiarnos una buena película, también lo logró. Porque su realización, es una joyita con defectos, pero que uno agradece de ver.

Calificación: 8

4 comentarios:

Mike Lee dijo...

Coincido con tu valoración final. Me pareció una película muy recomendable, homenaje a una época y entretenimiento más que digno a la vez.

¡Saludos!

BeaClane dijo...

¡Qué gran crítica Christian! Te felicito, es todo lo que tenía que leer para ir el miércoles al cine con ilusión (aunque sin esperarme una obra maestra). Abrams ha demostrado ser un gran director y la expectación que ha creado este proyecto no ha hecho más que acrecentar mis ganas de ir al cine. Además ese homenaje del que hablas a mi director preferido, Spielberg, me entusiasma. No veo el momento de que llegue el Miércoles.

Me encanta tu Blog Christian, lo llevas genial a pesar de que sé que tienes poco tiempo. ¡Un abrazo!

Criticón 5.1 dijo...

Pues las criticas generales son muy factibles.
A mi, personalmente me decepcionó mucho ya que se vendía como algo diferente, innovador y no un retroceso al mítico cine de aventuras ochentero. No era lo que buscaba.
Para colmo, el film tiene algunos fallos de guión bastante grandes.

Entretiene, sí. Pero ya está.

Saludos!!

Alan Smithee dijo...

Hola,

Pues completamente de acuerdo, tal y como comentaste en mi post

Un abrazo!