sábado, 12 de febrero de 2011

Crítica The King's Speech


Las películas sobre la realeza y aristocracía británica no son de mi gusto. Mayoritariamente este tipo de películas me aburren, las encuentro demasiadas lentas y tediosas. Debido a ese prejuicio, deje para el final el visionado de The King's Speech, pensando que era otra obra más que no sería de mi agrado. Ahora, tras haberla visto, debo admitir lo muy equivocado que estaba. El filme es notable en todo sentido.

El duque de York (Colin Firth) tiene un problema que arrastra desde su infancia: tartamudea. Este inconveniente se hace cada vez más insostenible debido a que no puede dar discursos ni conversar tranquilamente con cualquier persona. Por lo mismo, tras recomendación de su esposa (Helena Bonham Carter) acude a un experto en el tema (Geoffrey Rush), para poder solucionar su enfermedad. El comienzo del tratamiento entre ambos, y sumándole el hecho de que el duque termina convirtiéndose en poco tiempo en el rey  de Inglaterra George VI, es la trama esencial de The King's Speech.

Técnicamente, la película es perfecta. El guión de David Seidler, es maravilloso, muy bien escrito y con pinceladas de humor en los momentos precisos, logrando con esto que el espectador se vaya conectando con el filme y con los protagonistas a medida que van transcurriendo los minutos. Los dialogos se sienten tan auténticos, que de verdad uno cree que las conversaciones entre Lionel (el especialista) y el rey, fueron en realidad así. Se siente una humanidad en el relato en todo el momento, en el sufrimiento del personaje de Firth, en la preocupación y cariño de la reina hacia él, y en el mensaje final, que todo es superable, que el esfuerzo rinde frutos y todo lo que uno se proponga, se puede lograr. Estas son las historias que el público ama, y por lo mismo uno, tras ver TKS entiende tanto premios en los gremios hacia el filme y el porque es la favorita para ganar el Oscar, pues calza con el perfil academicista. En detalles como el vestuario, dirección artística, banda sonora, fotografía y montaje, The King's Speech no tiene defectos. Y la dirección de Tom Hooper (The Damned United) es una de las mejores de la temporada. Como decía anteriormente, es perfecta la obra en todo sentido.

Y en materia actoral, The King's Speech mantiene esta tendencia. Colin Firth nos regala nuevamente la mejor actuación protagónica masculina del año, tal como fue en la temporada pasada con A Single Man . El británico esta espléndido en todas sus escenas, regalandonos una clase magistral de actuación. Geoffrey Rush no se queda atrás tampoco, con un personaje que es el alma de la película. Esta genial en los momentos cómicos, con una expresividad y carisma notable, logrando que uno le tome cariño al personaje. Es el contraste perfecto para el más serio y frío rey. Bonham Carter aprovecha de muy buena manera sus pocos minutos en pantalla, dando el toque más cálido a la obra. Y el resto del cast es magnífico,  todos actores de primerísimo nivel: Michael Gambon, Guy Pearce, Timothy Spall, Jennifer Ehle y Derek Jacobi. En definitiva, The King's Speech tiene el mejor elenco de la temporada.


En definitiva, pese a que sigo creyendo que el Oscar tendría que ganarlo The Social Network debido a la originalidad de lo que trata y a toda la trascendencia que tendrá la película a futuro,  si The King's Speech resulta vencedora, sería merecidamente ganadora también. Es que es una obra perfecta en todo sentido. Su único problema puede ser que en cinco años más, no será material de estudio o de gran admiración el filme, ya que siempre han existido y existirán más largometrajes sobre la realeza inglesa. No es una obra que se arriesgue a innovar, o a darnos a conocer algo que nos haga reflexionar y analizar, pero eso no minimiza en nada lo excelente que es The King's Speech. Es la primera y única película de la temporada, a la cual no le encuentro falencia alguna, por lo mismo, merece todas las alabanzas y aplausos de quien escribe.

Calificación: 10

6 comentarios:

Mario dijo...

La haz alabado de pies a cabeza, le diste una aprobación perfecta con un 10, parece un nuevo buen motivo para verla, otra persona amante del cine que la encuentra estupenda, está entre las que veré en los próximos días, Firth me encantó en "Un hombre soltero", me pareció rotundamente genial, por eso no me sorprende que ahora esté como favorito a ganador del Oscar, porque tiene talento para rodear de sentimientos a las personas, incluso a los no tan intrincados personajes como me parece éste rey. Realmente no me atrae tanto la película, será que veo el tema llano, pero tanta recomendación genera expectativa y eso tengo, por eso no la dejaré pasar. Un abrazo.

Mario.

domive dijo...

Yo le tengo unas ganas enormes. Si tengo tiempo la veré hoy, si no tendré que esperar más, pero tal y como la pintas en la crítica... ya me muerdo las uñas!^^

Un saludo!^^

Mike Lee dijo...

Me gustó bastante, narra la historia de forma sencilla con un reparto entregado.

¡Saludos y buen blog, te invito a pasarte por el mío!

Saraiba dijo...

Aún no la he visto. Estoy esperando que la pongan en el cine de mi ciudad para ir a verla. El resto de las candidatas al Oscar como mejor película, las he visto todas.

Mis grandes favoritas son Cisne Negro y Origen. Ambas son auténticas maravillas. Me queda por ver esta que mencionas para poder hacer mi apuesta.

Un saludo!

Carol dijo...

Yo también tenía mis prejuicios hacia esta peli, pero me insistieron tanto amigs que me conocen que al final me animé y menos mal, porque me encantó, estoy muy feliz de que haya conseguido tantos Oscar. Un saludo

Cine De Casa dijo...

Me resultó muy interesante los escenarios que utilizó el director, nos acercan más a la vida cotideana de cada uno de los protagonistas.

Aunque admiro a Christian Bale, creo que Geoffrey Rush se merecía el Oscar de reparto. Se lució y creó un personaje admirable.

La película es realmente genial y creo que está un escalón arriba de las demás en los Oscars. Abrazo.