martes, 8 de febrero de 2011

Crítica Love and Other Drugs



Una comedia refrescante y sexy, con la participación de dos de los actores jovenes más conocidos y respetados, como son Jake Gyllenhaal (Donnie Darko) y Anne Hathaway (Rachel Getting Married), es lo que uno veía con los trailers y carteles de Love and Other Drugs. Es una película que llamaba bastante mi atención, y la cual esperaba con muchas ansias. Tras verla, el resultado fue positivo, pero con algunas observaciones.

Jamie (Gyllenhaal) es un representante de la empresa farmaceútica Pfizer, encargado de hacer que los doctores receten el medicamento que él promociona. En una de sus tantas idas a la consulta del Dr. Stan Knight (Hank Azaria), se encuentra de casualidad con Maggie (Hathaway), una joven que sufre de Parkinson. Jamie queda maravillado inmediatamente por ella, y a medida que va la conociendo, cada día se siente más atraído por ella. Pero poco a poco comenzaran los problemas, mayormente por la particular forma de ser de Maggie, que no le hará muy facil la tarea a Jamie. Todo lo que sucede a los protagonistas a raiz de esta posible relación, sumándole todo lo acontecido con el trabajo del personaje de Gyllenhaal, y su derivación a ser el vendedor de una nueva medicina, llamada Viagra, hace que uno comience a adentrarse en el nuevo filme del director Edward Zwick (Blood Diamond).

Love and Other Drugs comienza de muy buena manera, la escena inicial es entretenida, dinámica y nos presenta de excelente manera la esencia de Jamie. Pero poco a poco el ritmo de la película va cayendo. Yo soy un fan de los dramedy, encuentro que la mezcla precisa de drama con comedia es muy interesante, ya que te permite ver historias y personajes desde un sentido mucho más completo, que si se centra la trama en solo un género. Terminas sintiendo a los personajes como si fueran una persona real, ya que sabes el porque llora y el porque ríe, amplía el concepto que uno tiene del personaje . Generalmente las series logran encajar esto de excelente manera, principalmente las de la cadena Showtime, donde los ejemplos sobran: Californication, Weeds, The Big C y la recientemente creada versión norteamericana del éxito inglés Shameless. ¿A que voy con esto? Simple. Es que mientras en esas series el dramedy es un factor de éxito, acá termina siendo una carga para la película. No logra Zwick, quien también es uno de los guionistas, encajar ambos géneros de buena manera. Se busca demasiado el llanto facil, o la risa rápida en las escenas, pero no se busca ir más allá. En realidad, no me deja conforme del todo como comedia ni como drama, pues el guión es demasiado flojo. Hay demasiados personajes, mucho de los cuales son innecesarios (la secretaria joven de la consulta médica pasa a ser insustancial su aporte al comenzar la relación entre Jamie y Maggie), o bien mal definidos (no logro entender como el hermano de Jamie tenga que vivir con él, jamás intente recomponer la relación con su ex pareja o nunca busque trabajo, si supuestamente era el miembro exitoso y adinerado de la familia). Pese a algunas escenas, los secundarios no aportan demasiado con la historia y muchas veces terminan siendo una carga para el filme. Además no se aprovecha demasiado el fenómeno del Viagra, creo que se debió potenciar más ese aspecto en el filme, considerando que gracias a eso Jamie termina siendo un trabajador exitoso. Lo que si esta bien retratado es la enfermedad de ella. Es el aspecto del guión que mejor realidazo quedó.

Pero finalmente Love and Other Drugs termina dejando una sensación agradable en el espectador, y esto se debe a dos aspectos: Anne Hathaway y Jake Gyllenhaal. La actriz pareciera que cada año que pasa su talento va creciendo. En este filme es quien más se luce, tanto por calidad interpretativa, como por su belleza, siendo aprovechada al máximo por el director, quien no duda en retratarla al desnudo en varias ocaciones. Hathaway le otorga una frescura impresionante a su Maggie Murdock. Ella siempre se ve deslumbrante en pantalla en sus mejores momentos, mientras no sobreactúa jamás en las escenas donde empieza a notarse cada vez más su problema de salud. Estoy seguro que si ella hubiera tenido un mejor guión con el cual trabajar, estaría dentro de las cinco nominadas al Oscar, o bien, habría sido más reconocida por su labor. En la otra vereda tenemos a Jake Gyllenhaal, el cual posee un gran carisma, él cual le permite sobresalir en pantalla. Esta correcto en sus escenas, pero no está a la altura de su coprotagonista. Eso si, la química entre ambos es excepcional, se nota el conocimiento previo que adquirieron en la maravillosa Brockeback Mountain. Ambos cumplen con sus perfomances, y logran por momentos hacer que Love and Other Drugs sea esa comedia sexy que se veía en los trailers. Son un huracán de pasión en conjunto. Por lejos lo mejor del filme. Los secundarios tratan de aportar cada uno con su grano de arena, el cast esta bien escogido, con actores interesantes y de experiencia en comedias como Hank Azaria, Oliver Platt, Judy Greer y Josh Gad, pero ninguno sobresale mayormente. Destacable eso si es la banda sonora del filme, una muy correcta selección de canciones.


Love and Other Drugs pudo ser una gran película y a la vez pudo ser un producto fallido. Queda uno con esa sensación extraña tras terminar de verla. Falto más profundización en todo lo relacionado con el mundo farmaceútico, como es el negocio del patrocinio que hacen los médicos con los respectivos medicamentos que recetan. Esa es una trama original, muy poco vista en el cine y que resulta bastante interesante de tratar, pero que fue dejada de lado. Quizás se abusa demasiado de escenas empalagosas entre los dos protagonistas, pero el filme es totalmente recomendable de ver. Es entretenida la película, se deja ver sin problemas. La química es inmejorable entre ambos protagonistas. La escenas en la cama son geniales, se ve una compenetración total entre Hathaway y Gyllenhaal. Si tiene sus momentos la obra, el problema es que no tiene la fuerza necesaria como para trascender en el tiempo, y queda como una de las tantas películas que uno las ve, y despues las olvida o queda solo con un pequeño recuerdo de ella.

Calificación: 5,5 

2 comentarios:

Mario dijo...

Ésta es una película ligera destinada al público, toca un tema serio pero en un estilo masivo, sinceramente no observé tal química entre ellos pero si las actuaciones sustentan un romance y el trasfondo le da vida a la historia, tomando significado la relación sino sería trillada, sin nada nuevo que ofrecer. Hathaway se toma la parte compleja, con algunos defectos pero sale bien librada al final, Gyllenhaal siempre capaz pero aquí simplemente cumple con su rol sin llamar demasiado la atención. Un abrazo.

Mario.

BeaClane dijo...

Aún no la he podido ver pero sé lo que me encontraré cuando lo haga. No tengo unas grandes expectativas pero estoy segura de que sabrá cómo entretenerme. Es obvio que sus dos protagonistas son el principal tirón de una película en la que el guión no contribuye a su éxito así que Jake y Anne tenían un papel importante. De ella había leído algo de los Oscar pero al final se quedó en nada. Ojalá la pueda ver pronto y dar mejor mi opinión.

¡Un abrazo Christian! Como siempre geniales tus críticas ;D.