sábado, 9 de abril de 2011

Actores a conocer: Rainn Wilson

Hoy empieza una nueva sección en el blog donde se darán a conocer grandes actores y actrices que no gozan de la popularidad de un Brad Pitt, del reconocimiento de un Sean Penn o del impacto mediático de una Angelina Jolie. Sino son esos interpretes que están en un segundo plano, rostros reconocibles en la pantalla grande o chica, pero que no siempre son nombrados y reconocidos como los buenos artistas que son.  Y como el cine no es solo de estrellas, vamos a reconocer acá a los ilustres desconocidos (o conocidos quizás, depende del ojo cinéfilo-seriéfilo de cada uno). Y el encargado de comenzar todo es nada más y nada menos que él: Rainn Wilson.


Nació un 20 de enero de 1966 en Seattle. Siempre tuvo interés en el mundo de la actuación, así que desde pequeño participó en obras teatrales, por lo cual cuando creció, no había duda alguna que su mundo estaba en en el cine y la televisión.

Tuvo apariciones mínimas en una serie y una película de tv, y luego otra aparición anónima en aquél filme espacial de Tim Allen y Sigourney Weaver llamado Galaxy Quest. Pero la primera imagen más pública de él en un filme, y a la vez el primer recuerdo que tengo de haberlo visto, fue en una de las mejores películas de Cameron Crowe, la inigualable Almost Famous. En aquél maravilloso film, Rainn hizo del periodista y editor de la Rolling Stone, David Felton. Pocos minutos de participación, pero en una gran película.



Luego de eso, tuvo una serie de apariciones en televisión, como actor invitado en Entourage, Numb3rs, Charmed, CSI y Monk, entre varias más. Pero no sobresalía mayormente, hasta que consiguió un rol recurrente en una de las producciones considerada por varios, como la mejor serie de la historia: Six Feet Under. En ella personificó a Arthur Martin, un joven que llegaba a trabajar a la funeraria de los Fisher, y el cual estaba enamorado de la matriarca de la familia. Ganó un SAG como parte de aquél reparto el año 2004.


Sin embargo, sigue sin lograr mayor figuración tanto cinéfila como mediática. Es uno de los tantos actores que ronda de serie en serie, con un curriculum respetable en televisión, pero sin conseguir dar el salto de calidad necesario. Hasta que el 2005 recibió un llamado de su representante. Greg Daniels, respetado hombre de comedia, el cual fue guionista  y productor de Saturday Night Live y The Simpsons, estaba trabajando con la NBC para adaptar en Estados Unidos el éxito inglés, ganador de dos Globos de Oro el 2004, The Office

Wilson se puso feliz. Él era fan de la serie y deseaba con toda su alma ser partícipe de esa serie. Fue e hizo la audición para ser el personaje principal del show, Michael Scott. En entrevistas posteriores, Rainn a reconocido que lo que realizó, fue la mayor imitación posible de Ricky Gervais (creador y quien protagonizaba la serie británica), por ende entendió cuando le dijeron que no. Pero luego supo que igual consiguió un rol, el de la mano derecha del jefe de la papelera Dunder Mifflin, Dwight Schrute.



La serie comenzó con el pie izquierdo. No tenía mucha audiencia pues el público estadounidense no estaba acostumbrado a ver una producción así, los fans de la versión inglesa señalaban que no pensaban darle una oportunidad a la serie y parecía que la cancelación era inminente. Grabada en el estilo llamado mockumentary (donde todo parece real, no hay risas envasadas, la cámara es un personaje más e incluso se entrevistan a los personajes, algo como Modern Family), la gente no podía conectarse con The Office, con su humor particular, su vergüenza ajena extrema y donde había momentos en que uno en vez de reírse, se sentía mal por lo que veía. La crítica eso si la adoró y pasaron dos cosas que al final permitieron que siguiera viva:

1- La serie fue una de las más descargadas en internet, creando una base de fans permanente. Todo un culto hacia las serie.

2- Steve Carell, el protagonista, saltó a la fama y se convirtió en estrella gracias a su rol en el éxito de taquilla y crítica, Virgen a los 40, la cual también escribió.

Con esos antecedentes, la NBC  concedió una segunda temporada al show, luego de una breve temporada inicial de seis episodios y el tiempo le dió la razón, pues The Office es la serie estrella de la cadena.



Actualmente está en emisión su séptima temporada, con excelentes números de audiencia, la crítica la sigue apoyando y con millones de fans alrededor del mundo. Y Rainn convirtió a su Dwight Schrute, en un ícono global. Es el personaje favorito de varios, pues tiene esa mezcla de ser un personaje aborrecible y querible a la vez. Es una mezcla de amish con alemán, viste siempre igual, es un freak amante de los cómics, cultiva remolachas en su fundo y vive en un mundo en el cual nadie podría describir completamente. En palabras de Hernán Casciari, el mejor bloggero sobre televisión de habla hispana, Dwight es así:

"Dwight es un hombre del campo, pero de esa insípida llanura usamericana, llena de gente de una religiosidad fanática. No sabemos si es cuáquero, o mormón, o solamente subnormal, pero nació y vive en una espantosa granja de Pensilvania, y desde hace años es empleado en una fábrica de papel.

Si ahora mismo revisamos un catálogo de patologías psiquiátricas, Dwight tendrá siete de cada diez. Es paranoico, es mitómano, quizás un poco esquizoide y también tiene un gran catálogo de represiones y manías, que desgrana en cada episodio. Pero antes que sus enfermedades o fobias, su gran secreto es que, en realidad, tiene nueve años.
  
Si le quitamos la estatura y esa cabeza enorme y frontal, y reproducimos cada uno de sus actos a escala querube, sería un infante corriente: taimado, mentiroso, soberbio, cutre y sobre todo, leal.
La única virtud de Dwight es ésa: la lealtad. No a Michael (eso es fácil de ver, e importa menos) sino a su propia forma de ver el mundo. Dwight ve todo lo que lo rodea de un modo diferente al resto, y lo sabe. Pero no se hunde en esa soledad de percepción, es fiel a su cristal deformado, él sigue y sigue y sigue... persistiendo en vano.

Por eso, exactamente por eso, simpatizamos con él y lo queremos. Es ruin y envidioso y pelota y paranoico y denso, pero es un héroe. Él defiende su enfermedad, no quiere que ella se entere de que es maligna. Él confunde a su enfermedad para que ella no sufra. Le miente, llamándola circunstancia o mala suerte. Qué maravilla de amor hacia lo deforme, qué gran corazón que no bombea".

Actualmente, está lleno de productos sobre Dwight que se venden. Los bubble head, poleras, gorros, calendarios , entre otras. Sus frases son repetidas por todos los fans como si fueran palabras sagradas. Muchas de sus escenas, son ya míticas, quedarán marcadas en la retina de todos los que adoramos la serie. Rainn Wilson creó uno de los mejores personajes secundarios de la historia de la televisión, y que quedará como una imagen imborrable en todo quienes vieron la serie. Su actuación es sublime, se ve un amor verdadero del actor hacia el personaje, esa unión que pocas veces se ve. Su salto a la fama que buscó durante años, lo consiguió en este exquisito rol.


 
Tres nominaciones al Emmy como mejor actor de reparto en comedia, dos nominaciones al SAG gracias al reparto de The Office, y dos triunfos en esta categoría por la serie. Un premio otorgado por TV Lands el 2008 escogiendo a la serie como un futuro clásico de la televisión y varias menciones más, es lo ganado por Wilson gracias a la serie de NBC. He aquí una selección de Dwight Schrute:

 

Una pequeña participación en el genial Juno, otra breve personificación en la segunda parte de Transformers, secundario y lo único decente de esa mediocridad llamada My Super Ex Gilfriend, la voz del villano del filme animado Monsters vs Aliens y el protágonico de la entretenida The Rocker, son parte del recorrido en pantalla grande Rainn en los últimos años.  Sin embargo, este parece ser el gran año de Rainn Wilson. The Office está actualmente en un nivel de calidad altísimo, con un Dwight que se luce escena a escena, y a su vez, tiene participaciones protágonicas en tres interesantes filmes a estrenarse este año:

1- Hesher: drama independiente protagonizado además por el talentoso Joseph Gordon-Levitt, el pequeño Devin Brochu y la oscarizada y guapa Natalie Portman. En Sundance fue aclamada, la crítica habló maravillas de ella y Portman es además la productora del filme. Aquí Rainn es parte central de la película, como un padre ausente, depresivo y consumidor de todo tipo de medicamentos para este mal. Por lo tanto su hijo tiene una vida solitaria, hasta que conoce a un problemático joven (Gordon-Levitt) y a una trabajadora de un supermercado (Portman). Está escrita y dirigida por el debutante Spencer Susser. David Michod (director y guionista de la aclamada Animal Kingdom), es el otro guionista del filme.



2- Super: comedia sobre un superhéroe sin poderes, con muchas similitudes a Kick-Ass, pero más adulta y violenta. Acompañado de buena manera por la deliciosa Liv Tyler, la eterna Juno Ellen Page y el tremendo actor que es Kevin Bacon. Super puede ser la consagración de Wilson en el cine si rinde en la audiencia norteamericana, y puede que sea así, pues los que han visto el filme, solo hablan maravillas de él.


 

3- Peep World: otra comedia para finalizar los estrenos de Wilson este año. Acompañado de un reparto estelar de rostros reconocibles del mundo de la televisión como: Michael C. Hall (Dexter), Judy Greer (Mad Love), Sarah Silverman (The Sarah Silverman Show), Ron Rifkin (Alias, Brothers & Sisters) y Sthepen Tobolowski (Glee, Californication). Además de Taraji P. Henson (Benjamin Button) y el comediante Lewis Black. El hermano menor escribe un libro que lo lanza a la fama, el cual esta basado enteramente en su familia. Las relaciones en base a eso, las cenas, encuentros, conversaciones y demases de la vida familiar, son la esencia de esta comedia que se ve bastante interesante en el trailer.


 

Posiblemente algunos que lean esto conocen a Rainn, quizás otros ahora le pondrán atención. Casado, con un hijo de corta edad y es bahaí, una religión muy poco conocida, por lo mismo tiene su propia web llamada Soul Pancake, para dar a conocerla . Wilson a tenido diversas apariciones mediáticas, presentador de Emmy, Globos de Oro, SNL, comerciales reconocidos en USA e invitaciones a los programas top, incluido Oprah, es parte lo que a logrado este actor. Un hombre de largo recorrido, que ahora escoge libremente sus roles, participa en cortometrajes de sus amigos y sigue actuando en la serie que lo lanzó a la fama. Seguiremos viendo a Rainn Wilson por varios años más.


8 comentarios:

David Amorós dijo...

Un post muy elaborado Christian. La verdad es que no conocía a Rainn Wilson y jamás he visto ni un segundo de la serie The Office, pese a que la había oído. Me jode mucho que compañeros blogeros hablen bien de series porque me pica la curiosisdad y las series requieren de mucho tiempo, que yo no tengo, pero bueno, me la pones en órbita y el tiempo decidirá. Un saludo.

BCNdays dijo...

Hola Christian!

Me gustó mucho su personaje de Six feet under, se llamaba Arthur y hacía de friqui en prácticas en la funeraria. No salió en muchos capítulos pero tuvo escenas impagables, como su pequeño romance con Ruth Fisher (otro de los grandes personajes de la serie) mientras programaba música por el ordenador. Recuerdo que mientras veíamos la series siempre deciamos: que vuelva Arthur, que vuelva Arthur! No fue así. Eso sí, soy de los que piensa que Six feet under está entre de las mejores series de la historia. The office, sé que es pecado mortal, pero aún no la he visto. Una asignatura pendiente más. Gran curro de post.

Un saludo!

Christian dijo...

Gracias por las palabras y espero que ambos si tienen la oportunidad algún día de ver la serie lo hagan, es muy buena, pero algo complicada de ver al inicio.

Y BCNdays, una de mis deudas es ver Six Feet Under, siempre he leído y escuchado maravillas de ella, pero como dice David, el tiempo es escaso y cuesta mucho tenerlo para poder ver una serie, además por la temática me da la idea que hay que darse el tiempo para disfrutar a pleno esa serie. Cuando tenga vacaciones me daré aquél gusto.

Un abrazo a ambos

Emilio Luna dijo...

Hola Christian, te reconozco que me mata un poco Wilson. En The Office me desesperaba sobremanera. Eso sí, tengo ganas de ver Super. El papel le queda que ni pintado. En USA hablan bien de su interpretación.

Aunque sean de perfil distinto me recuerda un poco a Galifiniakis. No crees?

Un abrazo.

Isabel dijo...

Hola Christian, me parece buenísima la entrada, yo le recuerdo de la serie a Seis metros bajo tierra, que se liaba con la madre y en la serie The Office, es buenísimo, le van muy bien los papeles de pirado, jaja es un puntazo y me da la sensación que en la vida real debe ser un guasón. Feliz Semana Santa!

Alex Noiser dijo...

Grande este tío, grande The Office!! Saludos!!

Elena Carreño dijo...

Muy bueno tu blog, me has dado excelentes datos de este actor, estoy viendo la serie The officce y estoy totalmente pegada a Dwigth Schrut, para los super ocupados que dicen no tener tiempo ni para peinarse les recomiendo que compren la serie y la vean uno de esos domingos que el cable se pone más aburrido que lamer una piedra. Jijiji.Seguiré leyendo tu blog.Gracias.Saludos desde La Molina .

Elena Carreño dijo...

Muy bueno tu blog, me has dado excelentes datos de este actor, estoy viendo la serie The officce y estoy totalmente pegada a Dwigth Schrut, para los super ocupados que dicen no tener tiempo ni para peinarse les recomiendo que compren la serie y la vean uno de esos domingos que el cable se pone más aburrido que lamer una piedra. Jijiji.Seguiré leyendo tu blog.Gracias.Saludos desde La Molina .